MÚSICA PARA EL COMBATE

TU SABES

REPATRIACIÓN

SEGUIMOS

SEGUIMOS

COJAN EL HILO

COJAN EL HILO

¿Y ahora?

¿Y ahora?

Marxistas

Marxistas

Leninistas y Bolivarianos

Leninistas y Bolivarianos

Siempre...

Siempre...

Patrimonio del Pueblo

Patrimonio del Pueblo

Estados Unidos

Estados Unidos

El Che

El Che

FARC-EP

FARC-EP

El Hombre de Hierro

El Hombre de Hierro

Anti-sifrinos

Anti-sifrinos

AntiFacho

AntiFacho

Defendiendo nuestra Cultura

Defendiendo nuestra Cultura

PALESTINA

PALESTINA

Adelante Bolivia

Adelante Bolivia

Anti-Nazi

Anti-Nazi

REPATRIACION PARA ILICH

REPATRIACION PARA ILICH

TOMA

TOMA

NO ES

NO ES

STALIN BROS

STALIN BROS

Nos visitan desde...

EL AÑO DEL GORILA


Como ocurre con tantas otras especies, los medios distorsionaron de tal manera su carácter, que de pronto parecían la propia encarnación del mal. Sin embargo, son gentiles, familiares y tan vulnerables que es el hombre su único enemigo natural, al punto de haberlos llevado prácticamente a la extinción, sea mediante la caza, la eliminación de su hábitat o simplemente trasmitiéndole sus enfermedades.

Hablando claramente, podemos considerar al gorila como un primo lejano, pues entre 97 y 98% de su ADN es idéntico al humano y, como si fuera poco, comparten con nosotros la característica de tener huellas dactilares únicas para cada individuo.

En cuanto a su utilidad como especie, contribuyen al mantenimiento de la salud de los árboles mediante la poda y ayudan a la diseminación de las semillas. Como son herbívoros, es claro que su presencia no constituye, ni de lejos, una amenaza para el hombre en ningún sentido.

No hay paz
Tanto se parecen a nosotros, que también son víctimas de las guerras intestinas que desangran al África, las cuales han contribuido, y mucho, en este asunto de la disminución del número de gorilas.

Así, padecieron por la violencia en Ruanda, durante la década de los 90 del siglo XX, cuando miles de personas se vieron obligadas a abandonar sus hogares y ocuparon el refugio del Parque Nacional de Virunga. Como resultado, se destruyó en gran medida el bosque, se redujo drásticamente la población del gorila de montaña debido a la caza como fuente de alimento y, aunque las personas se marcharon en 1996, hasta hoy duran las secuelas del conflicto. Como si fuera poco, sufren la pérdida de sus crías, que en ocasiones son vendidas en calidad de mascotas.

Es en este sentido que Michel Perret, representante del ministerio francés de Ecología y Desarrollo Sostenible, comentó que “hay que trabajar para la paz, también para los primates”, en tanto Robert Hepworth, secretario ejecutivo de la Convención para las Especies Migratorias (CMS), comentó que, además de lograr una mayor sensibilización con el problema, es imprescindible aumentar los fondos para preservar la especie, mediante iniciativas comunes para combatir el cambio climático y la deforestación.


Países al rescate
La buena noticia es que los gobiernos de Ruanda, Uganda y la República Democrática del Congo se unieron en un proyecto conjunto para proteger a estos primates, en tanto Camerún creó el Parque Nacional de Takamanda, en la frontera con Nigeria, que en el área occidental del río Cross tratará de salvar a su gorila, el más raro y amenazado de todos, y cuya población total se estima en menos de 300.

Conocido como el Acuerdo de los Gorilas, el proyecto logró reunir a todos los países que aún tienen el privilegio de poseer alguna de las diferentes especies y subespecies, y es el resultado de grupos ambientalistas y gobiernos, empeñados en su conservación.

Claro que para llegar a la meta habrá que involucrar a las comunidades situadas en esas zonas, lo que se espera lograr haciéndoles partícipes de las ganancias que obtendrían a partir del ecoturismo, a fin de que paren de deforestar la selva.

Sin embargo, ni la situación es fácil de resolver, ni la solución está en que varios gobiernos y personas de buena voluntad se unan. Para enmendar de alguna manera los estragos causados por el hombre, hace falta una verdadera voluntad política que agrupe, sobre todo, a los de mayor poder financiero y elimine de una vez las profundas causas que originan el conflicto; en otras palabras, que acabe con la enorme pobreza de una región, por otra parte tan rica en recursos. Solo así se salvará el más grande de los primates vivos, y tendrá un sentido práctico este Año del Gorila.

0 comentarios: