MÚSICA PARA EL COMBATE

TU SABES

REPATRIACIÓN

SEGUIMOS

SEGUIMOS

COJAN EL HILO

COJAN EL HILO

¿Y ahora?

¿Y ahora?

Marxistas

Marxistas

Leninistas y Bolivarianos

Leninistas y Bolivarianos

Siempre...

Siempre...

Patrimonio del Pueblo

Patrimonio del Pueblo

Estados Unidos

Estados Unidos

El Che

El Che

FARC-EP

FARC-EP

El Hombre de Hierro

El Hombre de Hierro

Anti-sifrinos

Anti-sifrinos

AntiFacho

AntiFacho

Defendiendo nuestra Cultura

Defendiendo nuestra Cultura

PALESTINA

PALESTINA

Adelante Bolivia

Adelante Bolivia

Anti-Nazi

Anti-Nazi

REPATRIACION PARA ILICH

REPATRIACION PARA ILICH

TOMA

TOMA

NO ES

NO ES

STALIN BROS

STALIN BROS

Nos visitan desde...

LA MUCHACHA Y EL COCO

Al Gordo Páez.

Una noche cualquiera, Adrianita durmió abrazada a los miedos.

Miraba a la ventana con los ojos pelados, si el árbol se movía, nerviosa se tapaba.
El coco la seguía.

Me va a comer el coco, que es una cosa grande, es como diez personas, es peludo y muy rápido- le dijo Adrianita a todos sus amigos.

Hay que portarse bien, hay que dormirse rápido, hay que bañarse bien y hacer ya las tareas, porque el coco maligno nos chupará la sangre, nos echará picante y nos tragará todos, le dijo Francisquito a los demás muchachos.

Lloraban a escondidas, desvelaban los niños, era todo el buen día un cumplimiento fuerte de las normas del coco.

Hasta que un día Adrianita se levantó temprano, y al saber que el gran coco perseguía varios niños:
Convirtió el miedo en rabia y se cansó del coco, le dijo a Francisquito que no iba a permitir tanto abuso del coco. –No importa si me come, pero ese coco malo ya me tiene cansada, se mete con los niños, no pienso permitirlo-

Francisco, como siempre de gran enamorado, se asumió gran valiente y acompañó a Adrianita. Llamaron a otros quince y una noche muy tarde, armados con escobas, palos y espantapájaros desafiaron al coco los diecisiete niños.

Desde entonces del coco no se supo más nada.

Willey Peñuela

0 comentarios: