MÚSICA PARA EL COMBATE

TU SABES

REPATRIACIÓN

SEGUIMOS

SEGUIMOS

COJAN EL HILO

COJAN EL HILO

¿Y ahora?

¿Y ahora?

Marxistas

Marxistas

Leninistas y Bolivarianos

Leninistas y Bolivarianos

Siempre...

Siempre...

Patrimonio del Pueblo

Patrimonio del Pueblo

Estados Unidos

Estados Unidos

El Che

El Che

FARC-EP

FARC-EP

El Hombre de Hierro

El Hombre de Hierro

Anti-sifrinos

Anti-sifrinos

AntiFacho

AntiFacho

Defendiendo nuestra Cultura

Defendiendo nuestra Cultura

PALESTINA

PALESTINA

Adelante Bolivia

Adelante Bolivia

Anti-Nazi

Anti-Nazi

REPATRIACION PARA ILICH

REPATRIACION PARA ILICH

TOMA

TOMA

NO ES

NO ES

STALIN BROS

STALIN BROS

Nos visitan desde...

La Crítica es tan necesaria para el proceso bolivariano como el agua para los seres vivos


Por: Sergio Gil.

Es sobre una base material o materialista en la que se ubica la explicación de los sucesos y los hechos en el recorrido de la historia, lo que muy bien fija la interpretación de la realidad objetiva correspondiente a la teoría científica que pudo descifrar y descubrir en ese gran aporte a las ciencias como lo hizo Carlos Marx para demostración no solo para el manejo, comportamiento y funcionamiento de la lógica del capital, y sus regimenes de producción histórica, sino que teniendo la capacidad de entender este método de análisis puesto a favor de las grandes mayorías de la sociedad se es capaz de demoler los obstáculos que se interponen ante el curso del desarrollo histórico de la misma sociedad cuya misión histórica tiene la de abolir al capitalismo y a su fase ulterior el imperialismo, hallando de sus cenizas lo mejor de ello para la creación de la sociedad distinta, la sociedad socialista y aquella sociedad soñada por la que han expuestos sus vidas millones de luchadores a lo largo del siglo antepasado hasta hoy en su desafió por encontrar y establecer la sociedad sin clases, la sociedad comunista.

Esta es el arma fundante que por esencia se hace cuerpo y espíritu en toda mujer y todo hombre decidido a desarrollarse y hacerse militante comunista, sumado al valor ético de enfrentar la aguda lucha de clases en su justa medida que imponga el contrincante de la burguesía y las clases desleales del proletariado.

La intensidad del estudio acumulado en el marxismo se aplica en toda la extensión de la dimensión crítica por la que transcurre la evolución sobre el orden social planetario. Demostrando que mediante una concienzuda investigación científica, se encuentra la necesidad de determinados ordenes de relaciones sociales y de poner de manifiesto el modo más impecable de los hechos que le sirvan de punto de partida y de apoyo. Para ello, le basta plenamente con probar, a la par que la necesidad del orden presente, pasa por la necesidad de un orden nuevo hacia el que aquél inevitablemente debe derivar, siendo igual para tales efectos que los hombres lo crean o no, que tengan o no conciencia de ello.

De tal manera que la crítica tiene que limitarse a comparar y contrastar un hecho no con la idea, sino con otro hecho. Lo que a la crítica le importa es, sencillamente, que ambos hechos sean investigados de la forma mas escrupulosa posible y que formen real y verdaderamente, el uno respecto al otro, distintos momentos de desarrollo, y le importa sobre todo el que se investigue con la misma escrupulosidad la serie en que aparecen los ordenes, la sucesión y articulación en que se enlazan distintas fases del desarrollo.

Entonces la crítica es una herramienta que puede ajustar tanto a las malas interpretaciones, así como a las buenas interpretaciones, en ella siempre incidirán la balanza de los intereses y los objetivos que se persiguen conseguir a la hora y al momento de colocar la previa observación e investigación de los hechos para así poder obtener una conclusión justa y correspondiente a la situación que se desea esbozar y dar a conocer. Mucho más cuando se trata de un proceso político de transformación social, como lo es el proceso bolivariano cargado de una encarnada lucha histórica contra los retractores de la liberación nacional de nuestro pueblo venezolano, de una burguesía lacaya asociada a los intereses del imperialismo heredera de esa oligarquía que arrastra los vestigios del coloniaje entreguista y apàtrida a la que supeditan capas medias de la pequeña burguesía que han ocupado y abierto espacios infiltrándose en el Estado liberal burgués y corrupto para hacerle daño a los avances de ruptura contra las políticas del orden capitalista mundial.

De que vale llamarse revolucionario y olvidarse de lo que demanda tal concepción filosófica y compromiso con la vida misma, sino eres el sujeto crítico que espera responder ante el llamado de los principios y la conciencia revolucionaria.

El principio de la crítica en la revolución y entre los revolucionarios, no se hace por justo gusto de decir o manifestar las cosas que no le gusta o vaya en contra de la posición que impulsa en su acción hacia el desarrollo de tal proyecto u objetivo programado a alcanzar. Mucho menos la crítica se destila a base de charlatanerías grandilocuentes. Porque lo que tiene color rojo, no puede teñirse de color rosa.

La crítica no es principio para la confabulación ni la complicidad de hechos e intereses, no es crítica, no se puede llamar crítica si esta no se acerca a los errores de lo que se desea contribuir para poder estar a tiempo de enmendar y tratar de ayudar o aproximarse a la edificación de las posibilidades que apunten al esplendor del bienestar social.

En esta nueva era que cruza la sociedad mundial de crudo impacto social y ecológico por parte de la aventada crisis cíclica que ocasiona el voraz sistema capitalista sobre la espiral económica de poder que aspira retener el imperialismo mas nefasto, miserable y asesino que haya existido sobre la faz de la historia planetaria, el imperialismo norteamericano cual se abalanza sin misericordia alguna hacia los potenciales recursos naturales, energéticos y biodiversidad que existen en nuestros pueblos del Caribe y Suramérica y los pueblos del Medio Oriente y la África negra, a como de lugar para el mantenimiento de su status quo inviable, inhumano, destructivo de la especie humana y la naturaleza.

Se deben hacer inevitables las necesarias críticas revolucionarias que puedan alentar la pisada en falso y la sacudida de tierra en los ojos y de agua en los oídos a los que templan las riendas de los caballos de nuestra carreta, que permitan lograr destapar las líneas de acción política, cuales despierten la creación de condiciones y de medidas complementarias al desarrollo productivo en todos los campos de la nación. A elevar las orientaciones políticas en las áreas estratégicas fundamentales a nivel internacional e internos.

Elevando la discusión política ideológica sin temor al escarnio publico, teniendo en cuenta de que de los errores también se aprende, de conocer en donde se presentan las fallas que cometemos para salvaguardar lo que no esta perdido.

A fortalecer el ejercicio consciente de la critica formativa y constructiva sin aspavientos punitivos que traten de tergiversar y poner en contra a los revolucionarios que intentan desde lo mas humilde de sus aportes a tildarlos y condenarlos como contrarrevolucionarios al momento de hacer una crítica con el peso que debe realizarse nada mas porque no dice y no es de agrado hablarle duro al Estado Burgués parasitario que no termina de morir para pasar la independencia definitiva, a las estructuras burocráticas que lo componen, del daño que hacen los vicios penetrados en los espacios de construcción del poder popular, de creación y acción parlamentaria que promuevan nuevas leyes de carácter popular, de tomar el látigo justiciero que castigue a los malhechores, quinta columnas, oportunistas, cómplices apàtridas rastreros escudados bajo la capa del aparato de Estado.

La crítica no puede ser sinónimo de miedo contra lo que se desea y debe ser revolucionario, siempre y cuando se este argumentando en la razón de construir y fortalecer los músculos del combatiente proceso bolivariano que ejercita el pueblo en su fuerza potencial y creadora de su propia liberación, rompiendo de una vez por todas con las cadenas del yugo neoliberal imperialista. Extendiendo los brazos de la solidaridad internacional y hermandad entre los pueblos de Nuestra América en la real necesidad de forjar el sueño de Bolívar, Sucre y los próceres independentistas de Latinoamérica que libre la Patria Grande.

0 comentarios: