MÚSICA PARA EL COMBATE

TU SABES

REPATRIACIÓN

SEGUIMOS

SEGUIMOS

COJAN EL HILO

COJAN EL HILO

¿Y ahora?

¿Y ahora?

Marxistas

Marxistas

Leninistas y Bolivarianos

Leninistas y Bolivarianos

Siempre...

Siempre...

Patrimonio del Pueblo

Patrimonio del Pueblo

Estados Unidos

Estados Unidos

El Che

El Che

FARC-EP

FARC-EP

El Hombre de Hierro

El Hombre de Hierro

Anti-sifrinos

Anti-sifrinos

AntiFacho

AntiFacho

Defendiendo nuestra Cultura

Defendiendo nuestra Cultura

PALESTINA

PALESTINA

Adelante Bolivia

Adelante Bolivia

Anti-Nazi

Anti-Nazi

REPATRIACION PARA ILICH

REPATRIACION PARA ILICH

TOMA

TOMA

NO ES

NO ES

STALIN BROS

STALIN BROS

Nos visitan desde...

La amenaza imperialista y la organización de la defensa revolucionaria


10/03/2010

Por: Sergio Gil

Cuando faltan pocos días y horas para cumplirse 200 años de aquella gesta histórica del 19 de abril de 1810, fecha en que se constituye la Junta Suprema de gobierno que facilitaría el camino para las fuerzas radicales y patriotas la liberación de Venezuela, situación que por su carácter de “conservador de los derechos de Fernando VII” aun le impedía la corona española trascender mas allá de la autonomía que se había proclamado, convocando al Congreso a la transformación de gobierno de facto a un régimen constitucional independiente.

Siendo el suceso que va dar la estocada final, tras tres siglos de colonización y dominación peninsular, chispa revolucionaria que se enciende para su independencia absoluta el 5 de julio de 1811, momento en el que Venezuela se desata de una vez por todas de las cadenas del yugo español que la mantenían atada como colonia, volcando la dominación de la corona de España para enrumbarse en el proceso de transformación hacia una Republica independiente, libre y soberana.

Mientras tanto hoy se reconstruye el legado histórico bolivariano en la profundización de la lucha por la definitiva independencia que levanta el proceso bolivariano por la unidad anticolonialista, anticapitalista y antiimperialista de nuestros pueblos hermanos de Latinoamérica y el Caribe, de Nuestramèrica, por la construcción de la Patria Grande y el Socialismo.

Haciéndose eminentemente irreversible en este momento cumbre de la historia libertadora de América, la puesta en escena de las fuerzas y del movimiento insurgente revolucionario inspirados en el pensamiento e ideario del Libertador Simon Bolívar y los próceres independentistas que han cultivado la renovación de las batallas en este milenio del siglo XXI enriquecido de todo ese torrente caudal de las experiencias teóricas y practicas de las ciencias sociales, armas e instrumentos necesarios para la interpretación y la transformación de las estructuras económicas, sociales, políticas y culturales que habitan en las realidades particulares de nuestros pueblos hermanos que sirven de defensa revolucionaria ante la confrontación directa contra el imperialismo.

La bestia imperialista yanqui en su afán de control y dominación del continente, tratando de buscarle una salida a la salvación del depredador e inhumano sistema capitalista en su escalada máxima de hostigamiento militar contra la región apoyado por las burguesías lacayas rastreras, vienen preparando y están trabajando arduamente en los detalles de la preparación que desarrolle las condiciones plenas que le otorguen la oportunidad ideal frente a: la institucionalidad burguesa de la sociedad mundial y los órganos internacionales súbditos a las políticas imperialistas de dominación y violación de los derechos fundamentales de los pueblos y de la humanidad.

No siendo para menos los esfuerzos que esta realizando todo su monstruoso aparataje mediático en los agresivos ataques apuntados en criminalizar al proceso bolivariano como “Estado terrorista” que apoya y colabora con las FARC y la ETA, cosa que España y EEUU saben muy bien orquestar ante la comunidad internacional en su repetidora política propagandista aprendida en la mejor escuela fascista goebbelsiana.

Y si fuese cierto, a quienes tendrían que culpar de “terroristas” seria a las bases sociales histórico-popular del movimiento revolucionario, quienes reivindicamos la beligerancia y la insurgencia propia de los pueblos que trabajan conscientemente por la construcción del poder popular como superación y liquidación del Estado liberal burgués apelando a la combinación de todas las formas de lucha, y en la búsqueda de nuestra liberación y de la opresión sistemática del fascismo que opera junto a los gobiernos lacayos del imperialismo que mantienen un conflicto social de guerra hace 50 años, como lo es la realidad del pueblo hermano de Colombia y la lucha independentista que levantan los pueblos vascos de Euskal Herria contra la feudal monarquía de España. De tal forma están presentes las declaraciones por parte del Ejecutivo Nacional y del propio presidente Chávez conocidas por todas las grandes agencias de noticias internacionales en el mundo, quien ha reiterado numerosas veces que su gobierno no tiene ningún vínculo ni con las FARC ni con la ETA.

Los arteros ataques han venido a quema ropa por parte de la maquinaria desestabilizadora de Washington, de su Dirección Nacional de Inteligencia, la CIA, y sus operadores belicistas, violadores de los derechos humanos que vienen empujando un tornado de viles difamaciones cuyo objetivo es justificar la embestida militar directa contra Venezuela, y su anuncio intimidatorio de colocarnos en la lista de los llamados “estados terroristas”.

En otros flancos que ha venido atacando el Departamento de Estado Norteamericano ha sido a través de sus mecanismos intervencionistas y de injerencia contra el avance del proceso bolivariano, en la solicitud de incremento en financiamiento a la USAID y la NED quienes financian a los grupos vende patria contra-revolucionarios de Venezuela, America Latina y el Caribe, además de la OEA quien también pidió 48 millones de dólares para el despliegue de sus equipos de “promoción de la democracia” extendidos en Centroamérica, por supuesto Venezuela y el mal llamado eje del mal suramericano.

La lanzada nefasta del memorable informe de 322 páginas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA, quien acusa a Venezuela de ser violador de los derechos humanos y la libertad de expresión, y de socavar la democracia regional.

Sumado al informe de una comisión en materia de drogas del Departamento de Estado, en marzo de este año, cual suscribe a Venezuela como “país narcotraficante y cómplice del narcotráfico internacional”, cuando la realidad ha sido otra cara el Estado venezolano ha propiciado significativamente duros golpes al narcotráfico y detención de altos capos de la droga solicitados por la INTERPOL.

La gira prolongada de la Hillary Clinton por estos lados de la Suramérica, es otra fehaciente provocación, cual única intención es la de intermediar en el rompimiento de las relaciones de integración y unidad creadas y generadas por los acuerdos que impulsa el gobierno bolivariano liderizado por el presidente Chávez a través de la (Comunidad de Estados Latinoamericano y Caribeños), cual desplaza a la instancia hipócrita, amañada y servil de la OEA a los intereses hegemónicos de EEUU, a la que también siempre le ha hecho comparsa Canadá.

Es evidente que la agenda armada por parte del imperialismo norteamericano lleva un ritmo acelerado en sus propósitos de ir creando las condiciones objetivas que establece el aval de la comunidad internacional liberal del capitalismo para ir sobre el avance que se viene alcanzando en la lucha por la unidad continental de Nuestramèrica, ese gran esfuerzo logrado en Cancún con la creación de la (Comunidad de Estados Latinoamericano y Caribeños) pesa sobre las garras del halcón del norte quien tiene que tragar grueso cuando el próximo año 2011, Venezuela será sede Bicentenaria de la conformación de esta prodigiosa estructura de Estados regionales que lleva suscrito los principios internacionalistas del bolivarianismo, construyendo otra perspectiva de intercambio y relacionamiento de acuerdos mutuos entre pueblos hermanos del continente en diversas materias económicas, sociales, políticas y culturales que apuntan al fortalecimiento y consolidación del proceso bolivariano junto a los procesos progresistas y revolucionarios que se desarrollan en nuestra región.

Estimando que la agudización de la lucha de clases se cierra cada día más frente a la agresividad que imprime el imperialismo yanqui quien tratara a como de lugar frenar el carácter popular y las transformaciones del proceso bolivariano en marcha hacia su definitiva independencia y su perspectiva hacia el socialismo, la confrontación directa en los diferentes escenarios de violencia, es una de las luchas que no escapa de toda emancipación, si realmente es revolucionaria.

De la cual no podemos pecar de ingenuos y sumisos, seria craso error histórico, si todavía creemos que nada va pasar porque practicamos la liberación de las clases en un Estado democrático de paz que cuando le lanzan ráfagas de B-2-Spirit nosotros le lanzamos flores para combatirlo, realidad que jamás se ha visto a lo largo de la historia de la humanidad; los antiguos imperios, los imperialismos de toda época, han sabido que la identidad de los pueblos es una fuerza material objetiva, que no es un rareza para la distracción.

Y que esta tiene que tener su táctica y su estrategia planteada para un sistema organizativo y unas relaciones con el pueblo en donde surgen y que le hacen escoger siempre los métodos más adecuados para avanzar en la conciencia política del pueblo, buscando siempre tanto el contenido pedagógico de las acciones como su efectividad política siempre dentro de los fines perseguidos, lo que le lleva a recurrir a la autodefensa como un instrumento táctico inserto en la globalidad de medios de lucha de su pueblo, interaccionando con ellos.

Teniendo en cuenta la relevancia de la experiencia histórica de organización, resistencia, autodefensa y combate de la máxima fuerza insurgente de nuestro continente como lo son las FARC-EP, con la cual debemos aprender y apreciar mucho en el campo de las acciones de lucha contra el enemigo de clase de las masas trabajadoras explotadas en defensa de nuestro proceso bolivariano, lumbre de esperanzas de todos los pueblos del continente y del mundo por otro mundo posible, el socialismo.