MÚSICA PARA EL COMBATE

TU SABES

REPATRIACIÓN

SEGUIMOS

SEGUIMOS

COJAN EL HILO

COJAN EL HILO

¿Y ahora?

¿Y ahora?

Marxistas

Marxistas

Leninistas y Bolivarianos

Leninistas y Bolivarianos

Siempre...

Siempre...

Patrimonio del Pueblo

Patrimonio del Pueblo

Estados Unidos

Estados Unidos

El Che

El Che

FARC-EP

FARC-EP

El Hombre de Hierro

El Hombre de Hierro

Anti-sifrinos

Anti-sifrinos

AntiFacho

AntiFacho

Defendiendo nuestra Cultura

Defendiendo nuestra Cultura

PALESTINA

PALESTINA

Adelante Bolivia

Adelante Bolivia

Anti-Nazi

Anti-Nazi

REPATRIACION PARA ILICH

REPATRIACION PARA ILICH

TOMA

TOMA

NO ES

NO ES

STALIN BROS

STALIN BROS

Nos visitan desde...

“No sabemos posición del Ejecutivo sobre reforma a Ley del Trabajo”


De: Tribuna Popular.
Escrito por Paula Ramón

Oscar Figuera, secretario general del PCV, sostiene que la lucha de la clase obrera no puede ser fundamentalmente por más salario o más beneficios laborales, sino por la edificación de un nuevo Estado. Considera que el tema de la reducción de la jornada laboral a 6 horas es un aspecto que genera discordia
Fuente: Paula Ramón, El Tiempo

Caracas, 08 feb. 2010, Tribuna Popular TP.- La reducción de la jornada laboral de ocho a seis horas fue una de las banderas de la campaña del presidente Hugo Chávez para promover la reforma de la Constitución dos años atrás, sin embargo, a la fecha, esta propuesta forma parte de la lista de puntos polémicos que impiden un consenso en el Parlamento, para producir una nueva Ley Orgánica del Trabajo (LOT).

La demanda de una nueva LOT ha sido un punto de honor para el Partido Comunista de Venezuela (PCV), que incluso organizó movilizaciones hasta el Capitolio el año pasado, para solicitar que el anteproyecto se incluyera en la agenda legislativa de 2009.

La polémica entre ambas fracciones parlamentarias devino en la salida de Oscar Figuera, secretario general del PCV, de la presidencia de la Comisión de Desarrollo Social de la Asamblea Nacional, bajo el argumento de que la prioridad en la instancia para este año será diseñar el marco legal del nuevo sistema de salud y seguridad social.

Paula Ramón (PR): ¿En qué estatus se encuentra actualmente la Ley Orgánica del Trabajo?

Oscar Figuera (OF):
La comisión de desarrollo social, en lo que va de año, decidió que la dirección del trabajo la llevaran los diputados Oswaldo Vera y Francisco Torrealba. Ahora, yo soy miembro de esa comisión, formo parte del equipo que debe trabajar esa iniciativa, pero no tengo competencia para convocar las reuniones, fijar el cronograma de trabajo o definir las discusiones. Ahora corresponde a quien coordina el trabajo. Además, la comisión ratificó el equipo de revisión de contenido, redacción y estilo que designamos el año pasado. Ese equipo debe convocarlo el diputado Oswaldo Vera, pero esto tampoco ha ocurrido.

PR: ¿Cuál es la posición del PCV frente a esta desatención de la discusión de la LOT?

OF: Hemos decidido presentar ante la Comisión esta semana un escrito, demandando se nos informe cuál es el plan que hay, para continuar avanzando en un tema que es prioritario y sobre el cual tenemos una mora legislativa. No existen elementos que justifiquen el retraso legislativo en una materia de tal envergadura.

PR: ¿Cuáles son los puntos más polémicos de la discusión?

OF:
En primera instancia, la estabilidad laboral. Hay una propuesta de otra parte de la Comisión, de que debe establecerse la estabilidad absoluta para los trabajadores pero con base en un número de salario, hasta un tope, quien lo pase pierde el derecho a la estabilidad. No estamos de acuerdo, porque si proponemos el ejercicio de protagonismo en los sitios de trabajo, los trabajadores de alta calificación profesional podrán recibir salarios importantes pero tendrán opinión política que debatir, y al no tener estabilidad, se abstendrán de presentar sus propuestas por temor a perder el empleo. El segundo tema son las prestaciones sociales. Consideramos que los cinco días al mes que el trabajador recibe ya es una conquista, y que en consecuencia los 60 días deben ajustarse en función del último salario. Hay otras propuestas que dicen que si se vuelve a ese régimen debe ser con los 30 días del pasado. Consideramos que es ir en contra de la progresividad de los derechos.

PR: Pero algunas voces advierten que esto no sería sostenible económicamente para el Estado…

OF: Eso es relativo, porque el Estado con el régimen de prestaciones sociales no quebró, ni la empresa privada.

PR: Sostienen que sería inviable saldar los compromisos laborales que se adquieran con esta nueva Ley…

OF: Eso es un falso dilema. Considerar que el millón y medio de trabajadores del sector público va a venir junto a pedir que les paguen sus prestaciones sociales, es una posibilidad que no existe. Obviamente el Estado no tendría cómo pagar. Es una hipótesis falsa que no tiene sustentación.

PR: ¿Qué otro punto genera discordia?


OF: La jornada de trabajo, porque hay quienes pensamos que durante el debate de la reforma de la Constitución, una propuesta que se hizo fue la reducción de la jornada a 6 horas. La reforma no fue aprobada. Alguien podría alegar que los trabajadores no están de acuerdo con esto. Así me lo han hecho saber varios cuadros del proceso. Creo que eso no es verdad, porque ese no era el elemento esencial de la reforma. Si fuera el cambio único, estoy seguro de que los trabajadores lo votan a favor.

PR: ¿La falta de consenso es dentro de la cámara o con el Ejecutivo?

OF: Hay unos puntos en los que hay acuerdos en la Comisión. No sabemos si con el Ejecutivo, porque el año pasado la Comisión no pudo discutir esta materia. No tenemos clara la opinión del Ejecutivo. Posiblemente, el diputado Oswaldo Vera tenga algunos criterios más claros, pero la Comisión no lo logró, a pesar de que lo planteamos como una necesidad el reunirse con la ministra (María Cristina Iglesias) y su equipo, para establecer los criterios comunes sobre la materia. En la Comisión no conocemos la posición del Ejecutivo, porque es quien tiene el ejecútese.

PR: Entonces, ¿no hay voluntad política en el Ejecutivo?

OF: Habría que hacerle la pregunta al Ejecutivo. Sería importante conocer la opinión de la ministra…

PR: Pero ella no habla con ustedes o no lo hace públicamente…

OF: O que el propio Presidente de la República, ante la magnitud del tema, diera una opinión. También podríamos tener una visión si los diputados del Psuv expresaran un criterio al respecto, distinto al que han expresado hasta ahora, que es que tienen disposición a aprobar la ley. ¿Qué pudiera estar pasando? Hay que apreciar las cosas desde una perspectiva de buena fe, sin caer en la ingenuidad. Pudiera estar sucediendo que como yo era quien llevaba el peso del trabajo, hoy el equipo del Psuv esté evaluando lo que trabajamos.

PR: Pero el año pasado tampoco mostraron mayor interés, pero sí en temas tales como la organización social…

OF: No me atrevería a adelantar una opinión al respecto, porque es un tema de tal complejidad. En nuestro caso, porque es nuestra área permanente de trabajo, tenemos un criterio preciso sobre la necesidad e importancia de este instrumento, pero quienes no se mueven en esto tienen que hacer un esfuerzo extra por aprender lo que significa desde la perspectiva histórica, social y política, lo que significa una nueva LOT de carácter revolucionario, transformador. Es probable que en el gobierno estén estudiando el tema para no pronunciarse sin antes valorar todos los escenarios, incluyendo el impacto de temas como las prestaciones sociales en el Estado.

PR: Patrono es patrono, sea público o privado. ¿En qué sector han encontrado mayor resistencia al cambio?

OF: La pregunta es medio complicada porque como gobierno, no como Estado, nosotros tenemos el convencimiento de que hay disposición a avanzar en una nueva LOT. Ahora, en la estructura del Estado, hay una reproducción de la concepción de ejercicio de la dirección que se expresa en una sociedad capitalista, del orden y mando, de la subordinación. Cuando estamos planteando cambiar ese esquema que transversalice toda la ley, el tema de la participación del control social y el protagonismo y el ejercicio de los derechos democráticos de los trabajadores en los centros de trabajo, obviamente estamos planteando dinamitar esa forma de concebir las relaciones en los centros de trabajo, esa propuesta consigue resistencia en muchos sectores de la burocracia, y obviamente también se da en el sector privado.

PR: ¿Basta con una Ley para lograr cambios en la concepción de las relaciones laborales?

OF: No, la Ley es un paso importante, pero si junto con una Ley revolucionaria no logramos elevar el papel de los trabajadores, su conciencia política y de clase, de tener claro que somos los trabajadores quienes garantizamos el curso de las transformaciones profundas de la sociedad venezolana y que en consecuencia debemos jugar un papel de vanguardia de este proceso, y no seguir permitiendo que sea la pequeña burguesía, neo burguesa, que hegemonice la dirección del proceso, estos sectores impondrán mecanismos de freno contra las medidas transformadoras.

PR: ¿Cómo se revierte esto?

OF: Es posible detenerlo si los trabajadores asumen conciencia de su papel y de su protagonismo en la sociedad. La lucha no es sólo ni fundamentalmente por más salario, más vacaciones, más utilidades sino por construir la nueva sociedad

1 comentarios:

Anónimo dijo...

cual era la bulla para aprobar la nueva ley del ttrabajo ? se volvieron pura paja, seguro llega chavez y le dicen que aprueben de inmediato unas de sus loqueras salen corriendo aprobarlas.. por esos y muchas cosas mas van todos para fuera.